Pregúntame por qué eres tú, Alejandra Beneyto

miércoles, 24 de abril de 2019

preguntame-por-que-eres-tu-alejandra-beneyto
Título: Pregúntame por qué eres tú
Autora: Alejandra Beneyto
Género: romántica contemporánea
Editorial: Autopublicado
Sinopsis:
Christina está casada con su trabajo como estudiante de doctorado. Christina conoce a Harry, que tiene en su mano la decisión de financiar su investigación. Harry es cautivado por Christina, y hará lo imposible por convencerla de que romper su regla de no involucrarse con nadie del mundo académico no es un error.Harry y Christina se acercan y se separan, pero él no dejará que las cosas se queden de esa manera.Paralelamente, Matt se encuentra con Kate. Kate no soporta a Matt y Matt pierde los papeles cuando ella está cerca. Pero tienen que trabajar juntos, a pesar de que las chispas que sueltan siempre que interactúan les quemen cada vez más. Y eso dará pie a más de un problema entre los dos.Las calles de Nueva York serán testigos de todo lo que ocurra. De cómo Harry tratará de derribar las defensas de una mujer como Christina. Del tira y afloja de Matt y Kate. De los domingos en The New, compartiendo la vida con su grupo de amigos. De cómo aprenden, crecen y se dejan llevar, hasta que los secretos que callaron saltan por los aires. Y la ecuación se desborda. Y llega el momento de averiguar el precio de dejar libre aquello que se ama… porque puede que nunca decida volver.

Llegamos al final, muchas horas en compañía de la pandilla que se reúne cada domingo en The New para merendar, que son un apoyo los unos para los otros y que ha sido un verdadero placer ir viendo cómo pasaban los mejores momentos de sus vidas, alegrarte por ellos y sufrir cuando tocaba bajar de la montaña rusa. Antes de comenzar esta reseña comentar que he leído las de los anteriores libros (Pregúntame si me importas parte 1 y parte 2 y Pregúntame quiénes somos) y si hay algo que tienen en común, la seña de identidad de la autora, es la profundad con la que caracteriza a cada historia, cómo desarrolla cada emoción y sentimiento y cómo integra a la perfección los detalles cotidianos con los momentos transcendentales. Todo esto, y mucho más, está en este libro. De verdad que ha sido espectacular y te digo que se va directo a la lista de mis mejores lecturas del año.

Solo faltaba conocer la historia de Christina y Matt, los dos últimos solteros del grupo de amigos y aquí tendrán su momento. Si bien es verdad que la historia de Christina y Harry tiene más peso, las intervenciones de Matt con Kate aportan, sobre todo al principio, ese tono más cómico a la tensión que se percibe entre los primeros. Serán Christina y Matt quienes te cuenten en primera persona los meses más decisivos de sus vidas pero hay dos capítulos absolutamente claves contados por Harry y Kate que te hacen emocionarte aún más.

Voy a comenzar hablando de Christina. Sin duda es la adicta al trabajo por excelencia, está haciendo el doctorado y su tutora es una profesora a la que admira y que ha ido consiguiendo, con mucho trabajo, que la considere su mano derecha. La asistencia a un congreso y la reunión con una farmecéutica que puede tener la clave para llevar a cabo una investigación en la que están trabajando será el pistoletazo de salida para experimentar la pasión más desmedida de su vida. Será allí donde conozca a Harry, miembro de la junta de dicha farmacéutica y a quien no quiere ni acercarse porque ella nunca, jamás, se ha liado con nadie de su entorno laboral.

¿Qué pasa cuando Harry, el hombre con un éxito meteórico a sus apenas 30 años se pone un objetivo? Que no para hasta alcanzarlo. Y desde que conoce a Christina, hacia quien tiene sus reticencias en la exposición debido a su juventud y siente que la tensión puede cortarse, le propondrá que la semana del congreso sea una excepción. La verdad es que Christina intenta resistirse, pero es complicado cuando "el doctor Encanto", apodo que le pondrán sus amigas cuando les cuente su historia, saca toda su artillería de flirteo y seducción.

Lo que tenía que haberse quedado en una aventura dará paso a una situación más complicada cuando Harry se traslade a Nueva York para seguir de cerca la investigación y Christina se vea desbordada por esa atracción. Comienzan así unas semanas muy intensas pero no todo será felicidad porque nunca adivinarías cómo el pasado de Harry puede llegar a afectarles hasta el punto de poder destrozarles sin remedio. 

pregúntame-por-qué-eres-tú-alejandra-beneyto


Por otro lado está Matt, el tipo divertido y desenfadado que siempre ha tenido rollos de una noche, como su amiga Christina, y que jamás se habría planteado una relación seria. Después de una salida precipitada de su antigua empresa recala en la actual y tras dos meses de ese comienzo su equipo aumenta con dos nuevos fichajes. ¿Lo has adivinado? Sí, uno de ellos es Kate. Las primeras escenas juntos son delirantes, de carcajada por el malentendido y a partir de entonces las contiendas verbales serán algo usual en la dinámica de su relación. No parecen encontrar puntos en común y todo se lo rebaten, pero lo que empezó siendo algo molesto se tornará en algo que anhelar.

Su relación no tendría por qué haber sufrido el menos altibajo, ambos están solteros y dejan claros los términos de su relación, pero, igual que con Harry, el pasado de Kate influye en su presente y será un condicionante clave en su futuro.

Será una noche de tormenta en el otoño neoyorkino la que será testigo de esa decisión por parte de cada uno de los protagonistas de seguir adelante por un camino que resultará placentero pero peligroso para sus sentimientos cuando todo estalle. Un punto de no retorno en el que se involucrarán hasta tal punto y sus emociones serán tan intensas y novedosas que no les quedará más remedio que hacerlas frente de la mejor manera posible.

El conflicto de cada pareja es totalmente distinto, sus reacciones, de igual manera, responden al modo particular de ver la vida, pero hay mucha valentía, mucha conciencia de hacer lo que creen mejor y llegado el momento, abrir los ojos y pelear. No quiero contarte mucho sobre esto, a mí me sorprendió y creo que es lo mejor del libro, no saber a dónde se dirigen y, por supuesto, ver cómo lo resuelven. Todo esto se desarrolla a lo largo de los meses, hecho que se repite en los libros anteriores y que, de nuevo, le da verosimilitud a toda la historia. Cada escena lleva a otra, cada diálogo está cuidado, se crean guiños propios entre ellos y te puedo decir que el libro ha acabado lleno de posits que marcaban hecho importantes.

Sin duda ninguna te recomiendo muchísimo esta serie y a esta autora. Los libros pueden leerse de manera independiente porque prácticamente las historias ocurren de manera simultánea y cada una se desarrolla en su propio libro. Si aún no conoces a Olivia, Clare, Neal, Christina y Matt apuesta por ellos, seguro que entrarán a formar parte de tu familia literaria.

Leer, viajar, estar vivos, Pepa Calero

miércoles, 17 de abril de 2019

leer-viajar-estar-vivos-pepa-caleroTítulo: Leer, viajar, estar vivos
Autora: Pepa Calero
Género: ensayo viajes
Editorial: Casiopea
Sinopsis:
Este libro describe viajes literarios, pequeñas odiseas, geografías de ciudades poéticas. Viena, Trieste, Varsovia, Budapest, Praga, Salzburgo, Berlín, Lisboa, Tánger y la hermosa librería Lello & Irmao en Oporto. Una obra que habla de escritores, personajes, paisajes. De viajar lento. Del gozo de descubrir que son las personas las que dan sentido al viaje… Viajar para escribir, aprender, experimentar. Soñar. Viajar para mostrar que todas las ciudades se parecen, que todos los lectores, todos los viajeros caminan detrás de un sueño: Leer, viajar, estar vivos.

Hoy te hablo de un libro diferente, no es una novela pero está a medio camino entre una guía de viajes y un libro de autodescubrimiento, sin duda, un texto que te hace encontrarte con ese sentimiento de curiosidad, de aventura, de admiración por autores de referencia y sobre todo con lanzarse a hacer lo que a uno más le gusta.

La autora de este libro comienza con unas reflexiones muy interesantes precisamente sobre eso, sobre atreverse, estando sola, a viajar, que es una de sus pasiones, y dotará a cada viaje de un hilo conductor relacionado con sus autores y obras favoritos. De esta manera viajará por algunas de las ciudades europeas más literarias tras sus pasos y los de sus personajes.

<<Dicen que el primer viajero es el lector. Desde niña, he visitado ciudades invisibles, el mundo de ayer, las ciudades blancas. Mi pequeño refugio, mi gozo intelectual, emocional: los libros. Los libros definen mi vida. (...) Me hicieron libre. Mi pasión por la literatura me llevó a ordenar lo desordenado, comprender la vida, inteligible, indescifrable, imprevisible. Entender el mundo y llegar a amarlo. Todo un reto del que nunca salgo indemne.>>

Aunque no tengas a estos escritores como referentes sí puedes reconocer en ti misma esa ilusión de descubrir calles, plazas, monumentos, cafés, librerías, que aparecen en tus novelas preferidas. Esa emoción la transmite en cada una de sus crónicas, que ya te digo, puede funcionar este libro como una guía de ciudades como Viena, Praga, Berlín, Varsovia o Lisboa.

La narración tiene un tono íntimo, va intercalando fragmentos de las obras cuyos autores vivieron o escribieron en las ciudades en las que está y eso enriquece la lectura de este libro que no es muy extenso en páginas pero sí en vivencias. Tiene una primera parte donde te pone en situación, cuenta un poco las dificultades que ha tenido para viajar sola, superando, ante todo, las barreras mentales autoimpuestas, y una vez en los destinos, disfrutar de cada rincón incluso perderse para encontrarse a muchos niveles.

<< La juventud, tiempo de mochilas y escapadas por el mundo, no tenían nada que ver conmigo. Nunca había viajado sola. Me hallaba en la madurez y no había muchas opciones. O viajaba conmigo misma o me quedaba en casa tejiendo y destejiendo el anhelo de explorar.>>

En una segunda parte va haciendo un repaso de varias ciudades Europeas más Tánger, donde está unos pocos días en cada lugar y vive sus calles, sus cafés, ríos, gentes, anotando ideas y pensamientos que decidió dar forma para crear esta obra.

¿Serías capaz de emular a la autora y viajar contigo misma por tus lugares más literarios? Cuéntame! 

Marisa Sicilia presenta... Lo que arriesgué por ti

martes, 16 de abril de 2019

lo-que-arriesgué-por-ti-marisa-sicilia



Hola! En tan solo una semana ya estará disponible en papel la historia de Dmitri, un personaje que conocimos en Nadina y que tantas luces y sombras nos pareció que tenía llegará con su propia historia dispuesto a redimirse y conquistarnos. Si no podéis esperar ni un minuto más después de leer el comienzo de la novela a continuar con ella, mañana mismo, 17 de abril, estará disponible en digital!!

Quiero agradecer a Marisa, primero, estas historias tan intensas cargadas de matices y con unos personajes inolvidables y, segundo, la oportunidad de publicar el primer capítulo de Lo que arriesgué por ti para ir poniéndonos en situación y aplacar un poco las ganas de que llegue el día 24.

Aquí os dejo, pues, con el inicio de la historia de Dimitri:



C A P Í T U L O  1

El cielo es gris porque aún no ha amanecido, pero no se trata solo de la luz. Todo cuanto le rodea tiene el mismo tono áspero y apagado, las calles arrasadas, los edificios desmoronados tras años de guerra. No hay el menor rastro de vegetación y ni los mismos pájaros se atreven a quebrar el manto de silencio que envuelve Grozni.
Avanza con paso rápido a pesar de la sensación de peligro que sobrevuela el ambiente. El ataque podría llegar en cualquier momento, desde detrás de los restos del coche incendiado o a través de las sombras de una ventana. Nota el peso del Kalashnikov entre las manos y se siente algo más seguro.
El lugar aparece al doblar una esquina. Vuelve a experimentar la misma intranquilizadora desazón y se gira para comprobar que nadie le sigue. El paisaje está inmovilizado, es una foto fija de la destrucción, y al contemplarlo le asalta cierta sensación de irrealidad, la seguridad de que se halla en un territorio al margen de la lógica o la cordura.
Se acerca a la puerta improvisada. Un tablón sin cerradura ni bisagras resguarda dos habitaciones milagrosamente intactas en un edificio con los forjados perforados por las bombas de racimo arrojadas por la aviación.
—Adelante, adelante —repite una voz desde el interior.
Hay una mujer recostada sobre un sofá. Un gato escuálido salta de su regazo. Eriza el lomo y le enfrenta agresivo. Ya ha ocurrido otras veces. Ese gato le odia, le sacaría los ojos si pudiera. Ha visto con demasiada frecuencia el rencor en los rostros de los vencidos como para no reconocerlo. Las miradas de quienes se ensañarían a conciencia con su cuerpo, lo acribillarían, lo despellejarían vivo, le harían pedazos si tan solo les diese la más mínima oportunidad.
—Te esperaba.
El aspecto de la mujer es avejentado. Tiene el pelo gris, ralo y sucio. Hace meses que no se lava. Está la mayor parte del tiempo ebria. Y con todo, es lo mejor que ha conseguido encontrar.
—¿Ha ido bien? ¿Algún problema?
—Ningún problema. Pasa, entra a verla. No ha salido en todo el día. Ha sido una buena chica, muy buena.
—¿Seguro? ¿No ha salido? ¿En todo el día? —pregunta con una mirada gélida, avasalladora. Le sale sin dificultad. Aprendió el gesto al entrar en el Ejército y lo ha ido perfeccionando desde entonces. Le fue útil para sobrevivir a los entrenamientos y a los camaradas no amistosos, para sobrevivir a la guerra. Para sobrevivir.
—Seguro. No se ha movido de la habitación. —Lo dice convencida, pero todo lo que hace es beber vodka y dormir. ¿Cómo va a saber lo que ocurre durante las horas que pasa inconsciente?
Avanza hacia el interior y el gato enarca el lomo y bufa aún más hostil. El pelaje negro de punta y los ojos convertidos en inquietantes ascuas amarillas.
—Ocúpate de ese animal o lo haré yo —dice en un tono que no deja lugar a dudas acerca de sus intenciones.
La mujer se apresura a cogerlo. El animal se revuelve, lucha por liberarse y le araña el pecho. Ella trata de apaciguarlo y no lo suelta a pesar de las uñas clavadas en la piel.
—Es un amigo, Misha. Un amigo.
Se le ocurre que lo mejor que la mujer podría hacer con ese gato es buscar un pozo y arrojarlo dentro, pero ¿quién es él para juzgar los afectos de otros?
—Vete. Y llévatelo —ordena, y le da unos pocos rublos que la mujer guarda entre sus senos marchitos.
—Vamos, Misha. Daremos un paseo —dice antes de abandonar su refugio para enfrentarse a la madrugada espectral de Grozni. Usará el dinero para comprar alcohol y, si alguien intenta robárselo, no solo tendrá que lidiar con ella, también deberá enfrentarse a Misha.
Se queda solo y la vista se le va hacia la puerta de la única otra habitación. Empuja la hoja y la atmósfera cambia. Es algo tangible. Está oscuro, no hay ventanas, pero la temperatura es más cálida y en el aire flota un perfume débil, dulce, un hálito que se le impregna en la piel. Lo atrae sin remedio.
Guarda silencio y no tarda en distinguir una respiración baja e intranquila. El pulso se le acelera y un nombre brota de sus labios.
—Nadina…
Ahora la ve con claridad y el corazón se le queda en pausa. No da signos de haber escuchado, duerme profundamente, cubierta con una sábana que la cubre solo a medias.
Apoya el Kalashnikov contra la pared, se sienta al borde de la cama y la observa. Ella se agita en sueños. El pelo húmedo por el sudor se le pega a la frente. Hace poco que se lo ha cortado. Ocurrió justo después de que le dijera lo mucho que le gustaba cuando se lo dejaba suelto, así que evitó decirle que estaba incluso más bonita así, con el pelo corto como el de un chico.
La quiere de un modo que no consigue entender, contra toda lógica, con una fuerza que lastima, con el convencimiento feroz e irracional de que debe cuidar de ella. Por eso también soporta sus arañazos, sus ataques de pánico, las crisis de llanto; la sostiene para que no caiga cuando se asoma al abismo que amenaza con tragarse a ambos.
—¿Cuánto llevas ahí?
Y la desea aún con mayor intensidad de la que la ama.
Ha despertado y lo mira como si hubiese hecho algo sucio, aunque ni siquiera se ha atrevido a rozarla. Pero con frecuencia tiene la sensación de que Nadina adivina sus pensamientos y con eso es más que suficiente.
Lucha por no dejarse distraer. A menudo juegan a ese juego y es ella la que vence. No va a dejar que lo haga esta vez. Coge la mochila y saca un paquete del interior.
—Muy poco. Acabo de llegar. Iba a despertarte. Te he traído comida.
—No quiero nada. Llévatelo.
Se da la vuelta y arrastra consigo la sábana. La espalda —y más allá de la espalda— queda al descubierto. Duerme desnuda. Las únicas prendas que posee son las que lava antes de acostarse. Ha tratado de ocuparse de eso, pero no es nada fácil conseguir ropa interior de mujer en Grozni.
—¿Estás segura de que no quieres probarlo?
Tiene que ser paciente, tentarla.
—Está bien, me lo comeré yo. —Desenvuelve el paquete y le da un bocado a un muslo de pollo frío.
No hay respuesta.
—También he traído dulces.
Solo tarda un par de segundos en girarse.
—¿Qué dulces?
—Míralo tú misma.
Se incorpora sujetando la sábana contra el pecho y descubre el bollo relleno de crema.
—¿Está blando?
—Está recién hecho. Lo he robado del comedor de los oficiales.
Sonríe y Nadina también lo hace. Le calienta el corazón verla sonreír, pero le sujeta la mano cuando intenta coger el bollo.
—Aún no. Antes debes comer algo.
Hace un gesto de fastidio, pero no discute. Se sienta sobre la cama, coge un pedazo de pollo, le da un bocado y lo mastica con lentitud. Él no le quita la vista de encima. Ella lo nota. Le devuelve una mirada turbia, procaz, y deja caer la sábana.
—¿Contento?
Exhibe su cuerpo sin el menor pudor. Le provoca. Lo hace todo el tiempo, aunque no los primeros días. Los primeros días no dejaba que la tocara, huía cuando se acercaba y no permitía que se ocupara de ella. Cuando perdió a su familia por su culpa —eso fue lo que le gritó: «Tú, tú los has matado, tú has dejado que mueran»—, Nadina ni tan siquiera soportaba su presencia. Cuando la encontró drogada y sin sentido y le buscó un refugio para que no la destrozaran las alimañas que poblaban Grozni, ella aseguró que no le perdonaría nunca. Y cuando se puso violento y le gritó que era estúpida y la presionó para que le dijese cómo había conseguido el dinero con el que comprar la droga, ella le gritó a su vez y le explicó con todo detalle cómo había dejado que se la follara aquel tipo y luego le escupió que lo prefería, prefería a cualquiera antes que a él.
—Tápate.
Se ríe y se exhibe aún más. Adopta una postura obscena. Abre las piernas. La pose lasciva, abandonada, los senos despuntando, el vello púbico señalando el camino. Tiene el pedazo de pollo en una mano y la otra entre los muslos. Saca la lengua y hace un gesto vulgar. Lo hace como si fuese una broma, como si se burlase.
No sabe si Nadina alcanza a entrever la fuerza del deseo que provoca en él o si lo subestima.
Ojalá fuese lo segundo.
—¿No es esto lo que quieres?
Se abalanza sobre ella. La comida cae encima de la cama y ya no le importa si se alimenta en condiciones, le da igual si le manipula o si desearía más que ninguna otra cosa verlo muerto.
La besa como si fuera él quien llevase días sin comer y Nadina lo único que puede saciarle. La ama más que a cualquier otra persona u objeto por el que haya podido albergar amor, cariño o deseo a lo largo y ancho de su vida. Pero no tarda en notar su tensión. Y lo odia. Odia sentirla así: rígida, ausente, recordándole que no es más que un invasor y nunca será bienvenido.
Se obliga a frenarse, se esfuerza por llevarla a su terreno. Sabe cómo hacerlo, cómo hacer gemir de placer a una mujer, cómo conquistar a Nadina.
Succiona los brotes rosados de sus senos, toma posesión de su boca, devora su sexo. Ella se derrite, se vuelve dúctil y maleable, sensible a sus caricias. Suspira, se retuerce y gime.
El deseo es enloquecedor, absoluto. Necesita aplacarlo. No se quita el uniforme, solo libera la abertura del pantalón y la atrae con fuerza.
Nadina se queja con un gemido ronco. Le preocupa ser demasiado grande para ella, que es pequeña y estrecha, pero lo olvida, igual que lo olvidó la primera vez, cuando lo despertó en medio de la noche y le pidió que la dejase dormir junto a él y se acostó a su lado desnuda y temblando.
La ve cerrar los puños y morderse con fuerza los labios. Él la besa, murmura palabras apresuradas y dulces: «mi pequeña», «mi vida», «mi amor», «Nadezhna», «Nadezhna».
Ella suplica, le ruega:
—No me dejes. No te marches tú también.
—No te dejaré. Te sacaré de aquí. Nos iremos lejos.
Se lo ha prometido. Va a llevársela de esa habitación inmunda, de esa ciudad arrasada y maldita. Va a hacerla feliz. No importa lo que tenga que hacer para conseguirlo. Ha elegido un partido y lo sacrificará todo para entregárselo, para conseguir su perdón, para que también lo ame.
—¿Cuándo? —solloza mientras él toma una de sus piernas por debajo de la rodilla, la eleva y la abre para entrar más profundamente, todavía más, en ella.
—Pronto, muy pronto.
Su expresión refleja a un tiempo éxtasis y tormento. Nadina abre la boca, inclina la cabeza hacia atrás, deja todo el cuello expuesto. Tan delicada y frágil. La visión le perturba, le bloquea.
Apenas se resiste. Las manos se le van sin querer. Necesita acariciarla, hacerla suya, recuperarla. Ella deja escapar un quejido suave, se estremece, abre los ojos, sus grandes ojos oscuros, y se lo pide.
—Hazlo. Hazlo ahora. Sácame de aquí.
La realidad pierde consistencia. El aviso de alerta retorna, suena una y otra vez. ¿Por qué está allí? ¿Por qué ha regresado a ese lugar? Ya es tarde para rectificar. Debería haber prestado atención antes.
—Olvídalo.
Se aparta, pero Nadina le sujeta, le toma las manos y las coloca en torno a su cuello.
—Estará bien. Solo un poco. Tú sabes cómo.
Tiene razón, lo sabe, ha ocurrido más veces. Puede adivinar lo que sucederá después, lo que dirá. «Un poco más. Solo un poco más».
—Confío en ti. Sé que no me harás daño. Lo prometiste. Por favor.
Su piel cálida, su tono suplicante: «Por favor, por favor…».
Y es tan tentador, tan fácil ceder. Se ve haciéndolo. Estrecha su cuello, siente latir su vida en sus manos, reconoce el estremecimiento, la agonía, el vértigo, la lucha desesperada por tomar aire. Si se equivocase, si tan solo soltase un segundo tarde…
Sus ojos están vidriados. Lágrimas de rímel mojan sus pestañas.
—Hazlo, Dima. Hazlo de una vez. Acaba con esto.
Y ambos conocen la verdad, que en el fondo ella le aborrece y que en aquel instante él siente lo mismo hacia ella. Odia que le arrastre hasta ese punto, que le mienta. «Confío en ti». Mentira. Mentira. Mentira.
Cierra los ojos para no verla y sus manos se crispan alrededor de su garganta. Espera su lucha, su intento inútil por desasirse, pero no es Nadina quien trata de liberarse. Es su propio cuerpo el que se tensa, son sus pulmones los que se cierran, es a él a quien le falta el aire, quien se ahoga desesperado.
Y aunque no duda de que lo merece, reconoce algo más.
No quiere. No va a rendirse. Tampoco va a abandonar esta vez.

¿Qué te ha parecido? Cuéntame! Y antes de acabar, por si fuera poco, os dejo con el booktrailer: 



Cuando vuelva a encontrarte, Mar Carrión

lunes, 15 de abril de 2019

cuando-vuelva-encontrarte-mar-carrionTítulo: Cuando vuelva a encontrarte
Autora: Mar Carrión
Género: romántica contemporánea
Editorial: Esencia
Sinopsis: 
Para la adinerada familia de Alice Mathews lo más importante es el éxito profesional, el dinero y las apariencias, por eso, para Wayne Mathews, el tirano de su padre, el único futuro posible para su hija
es que se convierta en la abogada de la empresa que él dirige en Chicago. Recién licenciada, Alice se traslada a Nueva York para realizar las prácticas en el bufete de un amigo de su padre. Sin embargo, ahora que está tan lejos de casa y del control del patriarca, encontrará una oportunidad maravillosa de ver realizados sus propios sueños.
Amante de la pintura, su verdadera vocación, se muda a un viejo apartamento en un barrio obrero de Brooklyn, que deberá compartir para poder permitirse pagar sus estudios de arte. Pero ¿qué sucederá cuando descubra al verdadero compañero de piso, Jake Mancini, un chico con el pelo largo que toca en una banda de rock? ¿Qué sorpresas les deparará el destino a dos personas tan opuestas como Alice y Jake?

La portada de esta nueva novela de Mar Carrión me pareció muy evocadora y la historia que hay detrás, sin duda, es muy dulce; una protagonista eclipsada y desdichada por las decisiones que ha tomado su padre por ella y que ve la posibilidad de cumplir sus sueños, por fin, con su traslado a Nueva York. La aparición en su camino de un chico alejado de lo que ella pensaba que era su "ideal" termina de completar un acceso de rebeldía que hubiera querido mantener más allá de las presiones.

Conoces a Alice en el prólogo, de pequeña, y ya ves la devoción que tiene hacia la pintura, es su gran pasión, pero no es algo con lo que su padre, un hombre controlador y autoritario, esté de acuerdo; su vida se ha regido por las órdenes de su padre, manteniéndose su madre en un segundo plano y teniendo el único apoyo en su hermana Erin. En la actualidad, Alice se ha convertido en una abogada que ha pasado los últimos ocho años en Londres y al regresar, por fin, plantará cara a su padre. Será entonces cuando recuerde cómo fueron esos meses que pasó en Nueva York, esa relativa independencia de la que disfrutó y que la ha sostenido todo este tiempo.

Alice llegó a la Gran Manzana con unos planes muy bien trazados y que tenían que ver con cursar estudios de arte, pero para mantener la fachada que quería su padre se verá obligada a seguir con las prácticas en el bufete de un amigo suyo. Sin embargo, las alas recién desplegadas la llevan hasta Brooklyn, donde alquila un apartamento, cerca de la universidad y comienza esa doble vida que tan poco tiempo libre le deja. Le sumamos a esta ajetreada vida que encuentre a uno de los abogados para los que trabaje el prototipo de hombre que cree estar buscando, pero se dará cuenta de una forma muy desagradable que las apariencias engañan.

La sorpresa en mayúscula cuando un día regresa a su casa y se encuentra con Jake, un chico de apariencia un poco desastrada, diciendo que él ha alquilado el piso antes que ella. Comienza así un tira y afloja de lo más interesante donde verás a una Alice con muchos prejuicios que van desmontándose poco a poco y cómo va mostrándose Jake, pasando de una apariencia despreocupada a conocer su pasado y personas que regresan para desestabilizar su mundo.

cuando-vuelva-encontrarte-mar-carrion

La relación entre ellos no es para nada instantánea. Alice está muy centrada en sus estudios y Jake en su música, toca en un grupo, pero lo que de verdad quiere hacer es componer y producir para otros. La forzada conviviencia da lugar a muchos desencuentros, al principio, que poco a poco, se tornan en encuentros. La atracción va a ir surgiendo hasta que sea imparable y es entonces cuando empezarán los problemas, porque Alice sabe que su padre jamás aprobaría esa relación y su amiga más reciente, Nicole, parece que también desarrolla sentimientos por Jake.

Ya puedes imaginar que tendrán que superar obstáculos que parecen insalvables, aunque, por cómo arranca el libro, sabes que habrá un final; sin embargo, el libro no acaba ahí y será muy interesante conocer qué harán con su vida a partir de entonces y cómo están en el presente.

La personalidad de Alice está muy definida, es una chica temerosa de su padre, que jamás le ha plantado cara, que ha sido educada en unos prejuicios de los que casi no fue consciente hasta que tuvo que enfrentarse a ellos y que tendrá que encontrar la motivación para superar ese miedo y tomar, verdaderamente, las riendas de su vida. Por otro lado, Jake es un chico maravilloso, que le hace ver a Alice lo verdaderamente importante, que es honesto y paciente y que desarrolla unos sentimientos tan fuertes que hasta el paso del tiempo los pondrá a prueba. Además, en esos años separados, la influencia del padre, una figura oscura, controladora y mala, pesará sobre ambos, sin saber el daño que puede llegar a hacer en sus vidas.

Los sueños de la juventud y las ansias de libertad llevan a Alice a arriesgarse a medias y eso le pasa factura, pero ya en la edad adulta tendrá que sopesar si merece la pena vivir a medias. Nueva York acoge esta historia, paseas por sus calles, admiras las puestas de sol, vives el ambiente de la música y el arte desde dentro y seguro que al cerrar el libro tienes una sonrisa en la cara porque es un final de película, quizá algo corto en comparación con el peso en el libro de la parte del pasado, pero muy bonito. Además, la hermana de Alice, Erin, hace algunas apariciones y es que Mar ya contó su historia en Senderos, pero ambas pueden leerse independientemente. ¿Te animas a descubrir la historia de Alice y Jake? 

Mi jefe, Whitney G.

viernes, 12 de abril de 2019

mi-jefe-whitney-g
Título: Mi jefe
Autora: Whitney G.
Género: erótica
Editorial: Phoebe
Sinopsis:
La carrera de Claire Gracen como directora de marketing no podía ser más meteórica, y, además, estaba felizmente casada con el hombre del que había estado enamorada desde la adolescencia; su vida era perfecta…
Espera… ¡No! Era satisfactoria y asombrosa, pero un día se dio cuenta de que todo era mentira, una mentira en la que su mejor amiga y su marido la habían engañado de la peor forma posible.
Para superar la ruptura y la decepción, Claire se obliga a hacer un cambio de aires: nuevo trabajo, nueva ciudad, nuevas amigas…
Es entonces cuando capta el interés del hombre más sexy que haya conocido nunca, Jonathan Statham. Jonathan es diferente a todos los hombres que han pasado por su vida: es dominante, está acostumbrado a conseguir lo que quiere, cuando quiere y como quiere, y no está dispuesto a aceptar un no por respuesta… Pero, a pesar de la innegable química que hay entre ellos, Claire lo intenta rechazar… porque es más joven que ella.
Sin embargo, la vida da muchas vueltas, y poco después descubre que Jonathan es el fundador de la empresa donde ella trabaja.

Vuelve Whitney más Whitney que nunca porque de todos los títulos publicados en España este es el que tiene más carga erótica, quizá porque es más extenso y ha podido incluir muchas más escenas; desde luego, el género lo tenemos claro ;)
Si en Turbulencias podías ver el mundo de los pilotos, con Una noche y nada más te metía de lleno en el de la abogacía y con Carter y Arizona veías la relación de dos amigos que se convierten en algo más, aquí, la atracción entre dos personas sin nada en común, en aparariencia, dará lugar a una historia con giros y escenas que darán que hablar.

Una de los elementos que más me han gustado ha sido la diferencia de edad entre los protagonistas, siendo Claire mayor que Jonathan, lo que da a la relación otra dinámica muy distinta que la hace diferente; por otro lado, la ausencia de traumas emocionales pasados supone que no siga la senda que parecía ya muy marcada en este tipo de libros, lo que es de agradecer.

El libro está contado, en primera persona, tanto por Claire como por Jonathan, lo que permite acercarte aún más a sus puntos de vista, sus miedos, reticencias y las ganas que se tienen. Ella es la directora de marketing en una empresa de sofware, en San Francisco, donde vive el día a día como una tortura porque su verdadera pasión es la decoración de interiores. Su vida sufrió un vuelco hace unos años y pasó de estar felizmente casada, con dos hijas adolescentes, a verse traicionada por las dos personas más importantes en su vida: su marido y su mejor amiga. Su reconstrucción personal la llevó hasta el otro lado del país y aunque intenta salir más, lo que menos le apetece es embarcarse en una relación ni formal ni informal. Su vida ahora se centra en su plan para lograr sus sueños a corto plazo y en cuidar de sus hijas, quienes quieren cada vez más libertad y autonomía pero que no consiguen por la insistencia de su madre en que permanezcan juntas y cuiden una de la otra.

mi-jefe-whitney-g

Jonathan es un personaje con un pasado, en relación a su familia, que nadie conoce y que según vas haciéndolo tú vas entendiendo muchas cosas. Fundador de una exitosa empresa de desarrollo de sofware y sí, es para que la trabaja Claire, nunca había coincidido con su directora de marketing. De hecho, él se fija en ella en un entorno muy distinto y cuando la encuentre en una de las reuniones se pondrán en marcha todos los mecanismos de "acoso y derribo" porque tiene muy claro hasta donde quiere llegar. Este hombre se ha hecho a sí mismo, tiene un punto autoritario, sobre todo en relación a las escenas de cama, pero ante las que Claire no se calle y mantiene también cierto control.

La dinámica entre ellos, en la primera parte del libro, es muy física, ninguno de los dos está buscando nada más allá y lo cierto es que con todas las reticencias por parte de Claire, siendo la edad la principal de ellas, la atracción es palpable e innegable, por lo que no pierden ni la más mínima oportunidad de estar juntos, protagonizando escenas muy "marca de la casa" de la autora. Sin embargo, según vaya avanzando la trama, cuando inevitablemente van conociendo más cosas el uno del otro, se irán dando cuenta de que quizá no solo les une una mera atracción.

Como te decía, el pasado de él, sin arrastrar traumas ya vistos en otros libros, sí ha sido muy difícil y la trayectoria que ha tenido, desde luego, denota que es un hombre con las ideas claras, ambicioso pero también generoso. Si bien es cierto que algunos detalles no me han gustado mucho, sobre todo los relacionados con el tema del dinero, sí creo que es un personaje que merece la pena y sobre todo, en el último cuarto del libro, la acción se precipita y ya no puedes soltarlo.

Claire y Jonathan han vivido momentos muy duros en su vida que les han hecho como son; en el caso de Jonathan, su niñez y adolescencia han marcado, sin duda, su forma de ser, sus lealtades. y en el caso de Claire, los hechos recientes en su matrimonio la han dejado con una inseguridad y unos miedos difíciles de eliminar. Los encuentros que empezaron siendo puramente físicos van tornando en emocionales sin perder esa chispa que caracteriza a las historias de la autora. Partiendo de un argumento que puede parecer igual a otros, gracias a la diferencia de edad y la personalidad de Claire la dinámica se desmarca y habrá momentos clave que te dorprenderán muchísimo.

¿Hay ganas de conocer a esta nueva pareja? Cuántame!

Canciones de amor y guerra, Santa Montefiore

jueves, 11 de abril de 2019

canciones-amor-guerra-santa-montefiore
Título: Canciones de amor y guerra (Las Crónicas de Deverill I)
Autora: Santa Montefiore
Género: narrativa romántica
Editorial: Umbriel
Sinopsis:
El curso de sus vidas estaba trazado de antemano, pero el amor y la guerra lo cambiarían todo.
El castillo de Deverill, enclavado en las sinuosas colinas de Irlanda, es el hogar de tres mujeres muy distintas: la pelirroja Kitty Deverill, su mejor amiga e hija de la cocinera del castillo, Bridie Doyle, y su extravagante prima inglesa, Celia Deverill.
Al estallar la guerra, sus vidas cambian para siempre.
Separadas por la traición, reducido su mundo a cenizas y arrastradas a lugares muy distintos del globo, su amistad parece condenada al olvido. Pero las tres tienen una cosa en común: una añoranza constante y apasionada por el castillo de Deverill y por todos los recuerdos que contiene.

Cuántas ganas tenía de encontrarme una historia como la que se cuenta en este magnífico libro, primero de una trilogía y que me ha enganchado desde la primera página. Además, ha sido una lectura conjunta que he hecho con Laura de El rincón de Marlau y nuestros audios fangirleando han sido una de las mejores cosas de la lectura. Hay amor, sufrimiento, guerras, disputas familiares, escándalos, resignación y sobre todo un final que te deja con muchas ganas de más! Afortunadamente pronto estará disponible la segunda parte para continuar conociendo la vida de Kitty, Bridie y Celia.

A pesar de que el libro cuenta con casi 500 páginas, el cambio de foco entre los diversos personajes hace que la lectura se haga muy amena y que vayas pasando las páginas sin darte cuenta; desde la infancia de las tres protagonistas, su adolescencia y primera juventud, todo ello ambientado a la perfección en una Irlanda que lucha por su independencia de los ingleses, con la Primera Guerra Mundial y con el paulatino paso de una sociedad más estricta hacia los locos años 20; el castillo de Deverill, Londres, Nueva York, son los escenarios donde se irán desarrollando e intricando las tramas de forma magistral.

Voy a empezar hablando de Kitty. Esta chica pelirroja es la cuarta hija de Bertie Deverill, heredero del castillo y quien está muy apegada a su abuela; comparten un curioso don, paranormal, que las hace especiales y únicas entre los miembros de la familia, y su carácter indómito, rebelde y bueno la hará entablar amistad con Bridie, la hija de la cocinera. La infancia de ambas transcurre de forma apacible, no aprecian las diferencias sociales y solo quieren pasarlo bien, disfrutar de la naturaleza sin pensar en nada más. Pero no será tan libre como pretende porque su institutriz la trae de cabeza y de adolescente tendrá que soportar a un tutor, aunque este resulta más interesante de lo que creía.

Sin embargo, el tiempo pasa, estalla la guerra en Europa y se recrudecen los enfrentamientos de las facciones irlandesas más radicales para lograr la tan ansiada independencia de Inglaterra. En este momento las protagonistas habrán pasado la adolescencia y tienen que tomar partido, el cual está muy claro para Bridie y más que decidido para Kitty, pues es irlandesa de corazón, aunque sus antepasados llegaran de Inglaterra.

El tercer vértice del triángulo es Celia, la prima más loca de Kitty, desenfadada, con unos padres amorosos que nada tienen que ver con los de Kitty, ha pasado todos sus veranos en el castillo y aunque está unida a su prima, aparece menos en la historia, pero cuando aparece aporta un contrapunto cómico y liviano a la trama que te permite respirar un poco.

canciones-amor-guerra-deverill-santa-montefiore


Porque toda la carga dramática se la van a llevar Kitty y Bridie al aparecer en el cuadro Jack O´Leary. Crecieron los tres juntos pero él ha entregado su corazón a una de ellas, por lo que cuando la otra se entera tomará un camino que le traerá unas consecuencias inesperadas y dolorosas. Este hijo de veterinario, que seguirá los pasos de su padre, pertenece a la estirpe que deberá habitar en el castillo si todos los herederos Deverill quieren descansar en paz al morir porque sí, hay una maldición sobre todos ellos!! Esta parte ha sido una de mis favoritas por aunar esa parte del folclore irlandés, las hadas, los fantasmas, las banshes, impecable.

Las traiciones y el engaño están presentes en muchos momentos, lo que hace que las protagonistas tomen decisiones en base a esa información que podía parecer la correcta pero que luego resulta no serlo. No esperes que todo se resuelva en este libro, al revés, hay giros muy interesantes que tienen que ver con Bridie y la nueva vida que parecía querer emprender, y con Kitty, quien se resiste a aceptar el camino que eligió con toda la buena voluntad del mundo y que ahora la deja en una posición de tensión.

Quiero hacer mención a tres mujeres importantes en la vida de Kitty. Por un lado, su abuela, le da comprensión de su don, amor y rienda suelta para mostrar su verdadera personalidad; en el lado opuesto se encuentra su madre, fría y distante desde que nació, siempre ha mostrado un rechazo incomprensible hacia su hija y ha procurado tenerla aislada de sus hermanos; y por último, Grace, amiga de la familia en quien ve una figura comprensiva, por quien siente emociones opuestas durante mucho tiempo, pero que se convertirá en aliada en el momento crucial. Todas ellas marcan a Kitty de una u otra manera y hacen que se convierta en la mujer que es: luchadora, leal y compasiva.

El cruce de tramas está servido, hay hechos terribles que marcarán a algunas protagonistas, cambios de rumbo, amores frustrados, amores secretos y todo por resolver porque finaliza el libro cuando las chicas tienen 25 años, en 1925, por lo tanto pasarán muchas cosas dentro y fuera de la familia Deverill. Una saga épica que hay que leer y que sería genial para una serie de televisión, ahí lo dejo ;)

La casa alemana, Annette Hess

martes, 9 de abril de 2019

casa-alemana-annette-hess
Título: La casa alemana
Autora: Annette Hess
Género: narrativa
Editorial: Planeta
Sinopsis:
La vida de Eva Bruhn gira en torno a La casa alemana, el restaurante tradicional que regentan sus padres y en el que la familia comparte las pequeñas cosas del día a día: desde los entresijos de su trabajo en una agencia de traducción hasta el anhelo de que su novio se decida por fin a pedirle su mano a su padre.
Pero en 1963 va a celebrarse en Frankfurt el primer juicio de Auschwitz, y el destino hace que Eva acabe colaborando con la fiscalía como intérprete, a pesar de la oposición de su familia. A medida que traduce los testimonios de los supervivientes, descubre la inmensidad y el horror de lo que sucedió en los campos de concentración y una parte de la historia reciente de la que nadie le ha hablado nunca. ¿Por qué todos insisten en dejarla atrás? ¿Por qué faltan fotografías en el álbum familiar? ¿Es posible vivir igual cuando se atisba la verdad?

Cómo me he quedado tras la lectura de esta historia, reflexionando sobre todas las implicaciones que tiene para la protagonista los hechos que se van desvelando y lo que le supone a nivel personal, a nivel familiar y cómo todo ello desmonta todas las bases de la que creía que era su apacible vida.

La autora aborda un tema muy interesante, los sentimientos de culpa, vergüenza, remordimiento y hasta de negación de los alemanes y alemanas que vivieron los más crudos horrores durante la Segunda Guerra Mundial, esas personas tuvieron que vivir años después con todo lo que presenciaron y sobre lo que no levantaron la voz porque estaba en juego su propia vida y la de sus hijos, así que, ¿se les puede culpar entonces de algo más que de querer sobrevivir? Y por otro lado, esos niños y niñas, entonces pequeños, hoy día ya adultos, que pueden saber o no el papel que jugaron sus padres en esos años, tiene que cargar con una culpa heredada, que les señalen por englobarles en un sistema brutal y asesino del que nada conocen. Desde luego, el debate da para mucho y puede comenzar con esta historia.

Eva es la protagonista, una chica alemana que vive en Frankfurt junto con su familia: sus padres, que regentan un restaurante, La casa alemana, su hermana mayor, enfermera y su hermano pequeño. Es traductora de polaco pero, en el momento del arranque de la acción, sus miras están puestas en su relación con Jürgen, heredero de una empresa de venta por catálogo que va a un ritmo más lento de lo que a ella le gustaría cuando hablan de matrimonio.

Por azares del destino es requerida en la fiscalía general para traducir a un ciudadano polaco y lo que tendría que haberse quedado en una mera anécdota se convierte en una colaboración durante el jucio que se celebrará contra algunos de los acusados del exterminio a gran escala acontecido en Auschwitz. La familia de Eva no está muy contenta con esta decisión y Jürgen menos, pero contra los deseos de todos Eva decide seguir su instinto y aunque en las primeras declaraciones está algo nerviosa va tomando confianza y conciencia de todo lo que están contando los supervivientes del campo.

Hay partes muy frustrantes de leer, así que solo puedo llegar a imaginar cómo se sintieron esas personas cuando viente años después tuvieron que revivir los horrores sufridos antes sus verdugos y que estos alegaran que no sabían lo que ocurría, que no estaban en el campo cuando fueron torturados o que solo cumplían órdenes. 

El paso de las semanas y los meses ejercen en Eva un viaje a su memoria, a retazos de momentos que creía olvidados y que le dan una nueva perspectiva de su familia y cierto miedo a enfrentarse a lo que va descubriendo. Sin duda, una representación de la culpa y la vergüenza por unos actos que no fueron suyos pero que se le han ocultado y será entonces, cuando salgan a la luz, cuando exija cuentas sobre ellos.

Me parece un abordaje impecable el de la autora, partir de los juicios a los nazis en los sesenta y componer una historia de ficción pero que bien podría haber sido real; lo que sí está claro es que el desarrollo de los sentimientos y emociones de cada personaje se acerca mucho a la realidad y te hace reflexionar, como comentaba al principio, con la perspectiva del tiempo, lo que fueron esos años y las responsabildiades de cada uno. Si te gustan las historias relacionadas con la Segunda Guerra Mundial tienes que leer esta novela.