Tu maldita voz en mi memoria, María Estévez

lunes, 24 de junio de 2019

Título: Tu maldita voz en mi memoria
Autora: María Estévez
Género: narrativa histórica
Editorial: Roca

Sinopsis:
¿Puede un famoso brillante destrozar la vida de una familia? La historia de una joya heredada por dos hermanas en los albores del nazismo.
Tánger es escenario de una trama de espionaje entre aliados y nazis por conseguir una ruta a través de África, para el tráfico de diamantes necesarios para los tanques. El amor entre una joven católica y un hombre judío, y la lucha por sobrevivir en una sociedad acelerada por el progreso tensan la trama de una novela que se desarrolla en una época tan fascinante como convulsa.

Las historias de tiempos pasados, épocas llenas de intrigas y guerras suelen ser con las que más disfruto por la cantidad de vicisitudes por las que pasan los protagonistas; en este caso, cuando leí la sinopsis y después de un poco de ánimo por parte de Laura de El rincón de Marlau, me decidí a leerlo junto a ella y aunque prometía mucho, han destacado algunos elementos que no me han permitido sumergirme de lleno en el mundo de Isabel y Fátima.

El libro arranca con un prólogo donde las dos hermanas De la Mata se reencuentran, parece que son mayores pero no hay ninguna indicación de en qué año se encuentran, y se hacen ciertos reproches. De ahí la trama va hacia atrás, a su juventud, donde son felices en Málaga y donde no sopechan todo lo que les depara la vida en los próximos años, con la llegada de la Guerra Civil a España y después la guerra en Europa.

Isabel y Fátima no pueden ser más distintas, en aspecto y en personaldiad, pero ambas mantienen una relación fraternal con muchas luces y sombras, envidias y unas miras en el futuro que difieren mucho. Según va avanzando la historia se van distanciando más y cada una va recorriendo el camino que en cada momento creen que les es más beneficioso. El padre de ambas, Alfonso, custodia un valioso diamante que le dio su madre y esa piedra será la que más enfrente a las hermanas en cada paso del camino.

Es este hombre quien comienza todo un juego peligroso para él y sus hijas, pues sus infidelidades y sus relaciones "comerciales" con gente poco recomendable ponen en peligro a su familia y él debe huir a América. A lo largo de toda la novela el "Ojo del Ídolo" pasará de unas manos a otras y no siempre los propios actores sabrán donde se encuentra, llegando incluso por momentos a no saber tú tampoco quién lo posee.

Este desamparo en el que se ven Isabel y Fátima, con su madre enferma, les obliga a tomar decisiones que pueden pasarles factura, y ahí aparece Ardwent, socio de Alfonso y que ofrece a la mayor de las hermanas, Isabel, una salida para asegurar la protección de la familia.

Sin embargo, la felicidad y el sosiego que pensó que conseguiría con este hombre se le escapan y en una de las escenas más tensas y críticas del libro, un bombardeo en Málaga, Isabel conocerá a Daniel, un judío que tendrá un papel importante en esta contienda pero que deberá elegir entre su deber y la promesa que hizo a su madre, y sus propios sentimientos.

La ambientación no se centra solo en Málaga, sino que también viajan hasta Inglanterra, con la madre y la abuela materna, a Tánger, con la abuela paterna, y más adelante en la novela, Nueva York y distintos puntos de Europa. Este es uno de los aspectos que más me ha gustado, ese dinamismo geográfico que permitía a los personajes moverse en distintos ambientes.

Por otra parte, el comercio de diamantes a nivel mundial, reflejando los aspectos menos legales del mismo en tiempos de guerra, también es un eje central en la novela. Los movimientos de diferentes gobiernos para hacerse con el control de este mercado hizo que fuera muy peligroso moverse en esos cículos por la codicia, las intrigas y la desconfianza de los hombres que lo llevaban a cabo. Alfonso se ve metido de lleno en este mundo y el precio que tiene que pagar él mismo y su familia es muy alto.

Tengo que decir que aquí solo he nombrado a unos cuantos personajes, pero aparecen multitud de ellos en esta novela, quizá demasiados y todos con la misma importancia, lo que me descolocaba en la lectura y hacía que me perdiera en ocasiones porque percibía ese grado de protagonismo en muchísimos de ellos; además, la narración, en tercera persona y en presente me hizo un tanto pesado el ritmo de lectura no llegando a empatizar con ningún personaje por esa lejanía con que los sentía. Por otro lado, las relaciones entre ellos, sobre todo en los afectos, son tremendamente volubles, no hay en absoluto fidelidad por parte de ninguno de ellos, dando lugar a escenas que no tenían mucho sentido para mí si lo que se quería mostrar era una relación desarrollándose a pesar de las dificultades.

Quizá todos estos elementos que menos me han gustado han sido consecuencia de mis altas expectativas, pero he de decir que no las ha cumplido, que me ha resultado difíciles entender las reacciones y relaciones entre los diferentes personajes y que el final haya sido además un tanto agridulce. Así pues, si te animas a leer este libro cuéntame qué te ha parecido y si coincidimos o no.

Book Haul especial FLM2019

domingo, 23 de junio de 2019



Hola! Hace solo una semana acababa la Feria del Libro de Madrid, dos semanas que estuvieron cargadas de libros y momentos compartidos con amigas, que, de verdad, es lo mejor. 

Muchísimas firmas, y tan solo unos minutos para hablar con cada autora que me ha emocionado a lo largo de este año, pero vale la pena el tiempo de espera porque, además, se hace en compañía y eso siempre ayuda.

Se han seguido cumpliendo tradiciones y todos los años que quedan por seguir fieles a ellas aunque sean jóvenes!: granizados de limón, picnics en el césped, regalitos eternos en forma de mariposa este año, y siempre estrellas :)

He de decir, con el permiso de Paullina, que dediqué un ejemplar de El jinete de bronce a una persona maravillosa: Laura, espero que lo disfrutes; además, regalé otros dos ejemplares, jeje, sí, tengo que contagiar mi obsesión!

En cuanto a compritas en la propia feria, aquí veis las nuevas incorporaciones más un regalo, el libro de Marian Keyes, que seguro será tan especial para mí como para la persona que me lo regaló, gracias Laura!! 

Ya había leído La chica del sombrero azul vive enfrente de Ana María Draghia pero quería tenerlo en papel. Leedlo, esta mujer escribe fenomenal.

Un título más de Sarah Morgan cuyas portadas me tienen enamorada. Aún no he leído ninguno pero tengo todos los publicados en español. Creo que los iré intercalando con otras lecturas en estos meses, pero seguro que me encantan.

El gran arcano de Paloma Sánchez-Garnica fue su primer libro publicado y me apetecía un montón volver a una historia de religión, sociedades secretas, como las que se llevaron hace unos años. Si quieres una historia intensa y que te enganche no dudes en elegir a esta autora, una de las más top del momento.

Solo he leído buenas opiniones de El bosque sabe tu nombre de Alaitz Leceaga, por lo que al saber que firmaba en la feria no me lo pensé más. Esta edición de bolsillo es muy cómoda de llevar y estoy deseando comenzarla.

Dos de las últimas novedades de Phoebe se vinieron también conmigo, Amor en juego de Marta Cruces y La aventura de soñar despiertos de Silvia Sancho, ambos firmaditos, leídos y recomendados!

Hasta aquí el especial feria. No os cuento mucho más porque me pongo nostálgica y queda un año hasta la próxima, así que no es plan, mejor poner los pensamientos en el veranito y los muchos planes que están por disfrutarse ;)

Susanna Herrero presenta... Aquel último verano

miércoles, 19 de junio de 2019

aquel-ultimo-verano-susanna-herrero








Hola! A las puertas del verano llega la nueva novela de Susanna Herrero. Mañana mismo, 20 de junio, sale a la venta en digital, aunque en papel ya está disponible! Aquí podréis echar un vistazo a cómo son los hermanos de Priscila y lo que es más importante, un atisbo de la relación con Alex...su cuñado!

Esta historia nos promete muchos momentazos y seguro que ya estáis eligiendo hermano Cabana preferido, a que sí? De momento, ahí va esta escena inédita a modo de prólogo del libro. Ya me cuentas luego qué os ha parecido:


¡Hola! Soy Susanna y vengo a presentaros Aquel último verano, la historia de Alex y Priscila. No sabía muy bien cómo enfocar esta presentación, mi cabeza es un poco caos últimamente, así que he dejado que lo hagan ellos: los hermanos de Priscila, que son cuatro y muy habladores, jeje. Esto no es un extracto del libro, es una escena nueva que me acabo de inventar. ¡Espero que la disfrutéis!




Los cuatro hermanos Cabana —River, Marcos, Hugo y Adrián, de mayor a menor— se encontraban dándose un baño en la piscina de la urbanización de sus padres, jugando como niños a pesar de palpar casi todos la treintena (algunos ya la habían dejado atrás), cuando escucharon el sonido inconfundible y discotequero del teléfono de uno de ellos, el de Adrián, la melodía lo delataba:



You're so sexy,

sexy, sexy.

I need your love,

I need no hesitation.



Adrián salió del agua a ritmo ceremonioso, no existía nada en el mundo que fuera capaz de intimidar o meterle prisa al muchacho, y rebuscó el teléfono entre las prendas de ropa tiradas en una de las hamacas amarillas que decoraban el recinto.

—Tíos, es Pris —les dijo a sus hermanos en cuanto vio su nombre en la pantalla del teléfono.

—¡Pues coge! —gritó Marcos—. Al final va a colgar. Qué pánfilo es el tío —masculló hacia River y Hugo.

—¡Pris! —la saludó Adrián con entusiasmo. Adoraba a su hermana como pocas cosas en la vida.

Hola, Adri. ¿Adivina? —Adrián fue a decir algo, pero su hermana no se lo permitió. No dejó de hablar, como de costumbre—. Ya estoy en el aeropuerto.

Los otros tres hermanos Cabana habían salido del agua y acababan de unirse a Adrián. Todos empapados y dejando un reguero de agua a su paso en las baldosas que rodeaban la piscina.

—Pon el altavoz —le dijo River a Adrián.

—Pongo al altavoz —farfulló el chico al teléfono, había un claro mensaje velado tras su tono de voz hacia su hermana: «Luego te llamo y hablamos tú y yo más tranquilos».

—¡Hola, Pris! —vociferaron entonces River, Marcos y Hugo. Marcos, a continuación, le arrebató a su hermano el teléfono de las manos y se dirigió a una de las mesas de jardín que había en el lugar. Se sentó en una de las sillas mientras sus hermanos lo seguían. Adrián rodando los ojos. Qué manía tenía Marcos de acapararlo siempre todo.

—¡Chicos! —Se escuchaba a la pequeña de los Cabana a través del altavoz—. Que dentro de un par de horas me subo a un avión hacia allí. ¡Regreso a casa!

—Estamos deseando verte, Pris —le dijo Hugo, el formal, aunque en el pasado fue un insensato más, como el resto de sus hermanos—. Papá y mamá te están preparando una bienvenida al estilo Cabana.

No veo el momento de llegar.

Espero que hayas metido en la maleta ropa ligera, hace un calor que flipas. Esto no es Boston —indicó Marcos.

—Marcos, Pris ha vivido aquí toda su vida, sabe el calor que hace en pleno mes de junio —le dijo River a Marcos.

—Oye, solo se lo digo por si acaso. La niña se ha vuelto muy Bostiana.

—Bostiana no existe. Es Bostoniana —lo corrigió Hugo.

—Ya lo sé, capullo.

Adrián volvió a rodar los ojos y levantó la cabeza hacia el cielo. Y en esto que vio a alguien que entraba en el recinto de la piscina. Alguien que para él no era muy bienvenido: Alex. El vecino de la casa de enfrente. Le dio una patada en la pierna a Marcos y le indicó con los ojos que mirara hacia la entrada, por nada del mundo quería darle un disgusto a su hermana. Era mejor que se enfrentara a Alex cuando llegara el momento.

Marcos, que a punto estuvo de soltarle un palabra malsonante a su hermano pequeño por el golpetazo que le había asestado, entendió el problema enseguida, lo hizo en cuanto vio a su cuñado acercarse. Se despidió de Priscila sin darle opción ni a ella ni al resto de sus hermanos a que se despidieran.

—Pris, te cuelgo, está empezando a llover. ¡Nos vemos en unas horas! ¡Te queremos! Adiós.

—¿Llover? Pero si ahí no llueve nunc…

Colgó.

—Pero ¿qué haces? —le dijo River.

—Hola, Marc. Hola, tíos.

Los dos hermanos Cabana, River y Hugo, que no habían entendido el movimiento repentino de Marcos, lo captaron al momento. Vale. Alex.

—Hola, Alex —lo saludó Hugo.

—Hombre, ¿qué te trae por aquí? —preguntó Adrián con desdén. Las relaciones con su cuñado no eran demasiado buenas.

—¿Te importa? —le contestó el otro con el mismo desdén, sentándose en la silla vacía junto a Marcos.

—Pues sí. Estábamos hablando con mi hermana y nos has interrumpido.

Alex agrandó los ojos y se tensó al momento. A Adrián lo mismo le daba la reacción de su cuñado, con él no tenía que andarse con pies de plomo con el asunto, puesto que le importaban una mierda sus sentimientos. Si es que los tenía.

—Joder, Adrián —se quejó Marcos tras un resoplido.

—¿Qué? ¿No sabe el cuñadito que Priscila regresa al pueblo?

—El cuñadito lo sabe —expresó Alex con una mezcla entre altanería y desinterés.

—Pues eso.

—Vale —terció Hugo—, no vamos a empezar una discusión ahora. Intentad dominar vuestros impulsos, por favor. Marcos, ¿Cómo van los preparativos de la boda?

Hugo intentaba por todos los medios que Alex y Adrián no discutieran más, no se llevaban nada bien. Pensó que la inminente boda de su hermano, y motivo por el que Priscila regresaba al pueblo, era un tema seguro.

—No me hables de la boda —le dijo Marcos, agobiado—. No me puedo creer que ya esté tan cerca.

River sonrió a causa de los nervios de su hermano.

—Tranquilo, Marcos, va a salir todo de puta madre —le aseguró.

—Claro —terció Adrián—, porque las bodas en esta familia siempre salen de puta madre.

—¿Tengo que sentirme aludido? —inquirió Alex, adelantándose a la réplica que estaba a punto de soltar.

—Tú sabrás —contestó el muchacho.

—Adrián —lo advirtió Marcos.

—Todo esto lo empezó él —respondió Adrián, mirando a su cuñado con mala cara.

—¿Perdona? —le contestó el otro.

—Si no te hubieras mudado a la casa de enfrente, nada de esto habría pasado. Mi hermana seguiría en el pueblo y no tendría que regresar del otro lado del charco.

—Me mude hace como mil años, de hecho, tú aún te meabas en la cama.

—No me meaba en la cama.

—Y tu hermana se fue porque…

—Sé perfectamente por qué se marchó mi hermana —lo interrumpió—. Mejor que tú.

—Mira, eso no te lo voy a negar.

—De puta madre, pues yo me piro —informó Adrián a sus hermanos a la vez que se levantaba de la silla—, voy a llamar a Priscila.

—Acabas de hablar con ella —le dijo Marcos.

—Chúpame un cojón —respondió el otro.

—Yo también me voy —dijo Hugo—, tengo que volver al trabajo.

—Y yo —añadió River.

Los tres hermanos se marcharon. Adrián lo hizo sin más. Cogió su ropa y se dirigió a la salida. River le dio una palmadita en la espalda a su cuñado antes de seguir al pequeño de los Cabana y Hugo le dio un apretón en el hombro.

—Luego hablamos, Alex —le dijo.

—Por cierto. ¡En algún momento tendréis que decirle a vuestra hermana que sois superamiguitos del vecino de las pelotas! —gritó Adrián a sus hermanos desde la distancia—. Creedme, no tiene ni idea.

No hubo réplica, los Cabana desaparecieron por la puerta y Alex y Marcos se quedaron solos.

—Hola —le dijo entonces Marcos con afecto a Alex.

—Joder, Marc —respondió Alex, revolviéndose el pelo con las manos.

—¿Estás preparado? Mi hermana está a punto de llegar.

—No lo sé —dijo, levantando la mirada.

—¿Y eso qué significa?

—¿Qué crees que significa, Marc?

Marcos resopló.

—Que no estás preparado para su regreso. O que estás demasiado preparado. No lo tengo claro.

—Creo que este va a ser un verano movidito.

—Sí, yo también lo presiento.

—Tío, tu hermana regresa al pueblo. Después de cuatro años, tu hermana regresa al pueblo.

Marcos miró a su cuñado y le dio un breve apretón en el hombro, al igual que había hecho Hugo minutos antes.

—Lo sé. Y yo estaré ahí para lo que necesites. Siempre.

—Lo sé. Tu hermana va a arder en cólera cuando se entere de que somos amigos.

—Sí. Y hazme un favor. No se lo escupas a la cara en cuanto encuentres la mínima ocasión. Deja que se lo diga yo.

—No prometo nada.

—Joder, menudo verano nos espera.










Piso para dos, Beth O´Leary

lunes, 17 de junio de 2019

piso-para-dos-beth-olearyTítulo: Piso para dos
Autora: Beth O´Leary
Género: romántica contemporánea
Editorial: Suma
Sinopsis:
Tiffy Moore necesita un piso barato, y con urgencia. Leon Twomey trabaja de noche y anda escaso de dinero. Sus amigos piensan que están locos pero es la solución ideal: Leon usa la cama mientras Tiffy está en la oficina durante el día y ella dispone del apartamento el resto del tiempo. Y su modo de comunicarse mediante notas es divertido y parece funcionar de maravilla para resolver las vitales cuestiones de quién se ha acabado la mantequilla y si la tapa del váter debería estar subida o bajada.
Claro que si a eso se añaden exnovios obsesivos, clientes exigentes, hermanos encarcelados por error y, lo más importante, el hecho de que aún no se conocen, Tiffy y Leon están a punto de descubrir que lograr la convivencia perfecta no es fácil. Y que convertirse en amigos puede ser solo el principio...

Si tuviera que definir mi estado al terminar de leer esta historia sería gratamente sorprendida porque me esperaba una trama llena de comedia y situaciones un tanto disparatadas y me encontrado eso pero también un trasfondo muy bien llevado sobre el peso de las relaciones pasadas y lo importante que es tomar distancia para verlo todo con perspectiva. 

Tiffy es una joven londinense, editora de libros sobre hobbies, a la que ha dejado su novio recientemente pero sigue viviendo en su casa hasta que encuentre algo mejor. Su forma de vestir se podría decir que es original, combina colores como nadie y es capaz de cazar gangas en cada tienda de segunda mano a la que pase. Sus dos mejores amigos, la implacable abogada Gerty y el amable psicólogo Mo son dos de sus mayores soportes y la animan y mucho para que busque piso con urgencia. Esta decisión que tiene que tomar tarde o temprano, aunque ella realmente pensaba que volverían a estar juntos, como muchas otras veces antes, se precipita cuando su ya ex novio, Justin, le comunica que ha comenzado otra relación y que tiene que marcharse del piso.

Comienza así una búsqueda frenética de un apartamento en Londres que se ajuste a su presupuesto y encuentra la solución en el anuncio de Leon: compartir piso y cama pero no verse para nada debido a los horarios diferentes que tienen.

Leon es un enfermero que trabaja en cuidados paliativos y tiene el turno de noche. Le gusta el silencio, es más bien introvertido y aprecia por encima de todo su independencia, hecho que no siempre su novia respeta y quiere que su relación vaya a más mediante la presión y el control. La situación familiar, por un hecho ocurrido a su hermano, le obliga a conseguir dinero extra y se le ocurre que ya que el piso está desocupado la mitad del día y la noche, bien podría alquilarlo. Esto no le hace ni la más mínima gracia a su novia, que decide ser ella la encargada de hacer las entrevistas a los posibles inquilinos. 

piso-para-dos-beth-oleary

Podría decir que la convivencia da lugar a muchas situaciones peculiares, pero es que lo diferente es esa "no convivencia" más allá de dejarse notas por toda la casa, hecho, además, que surge de manera espontánea aunque vas viendo que la necesidad de comunicarse entre ellos es cada vez mayor.  No creas que no hay encuentro pero no te diré en qué momento se produce, te diré que es sencillamente perfecto.

La vida de ambos protagonistas sigue, Tiffy es la encargada de editar Engánchate al ganchillo, la obra de Katherine, un tema que en principio tendrá un éxito relativo, pero en la era de las redes sociales y las influencers todo puede pasar; por otro lado, Leon, se embarca en una búsqueda de alguien importante para uno de los pacientes, lo que le llevará por buena parte de la geografía inglesa. Otro punto a favor es que conoces de primera mano cada movimiento porque las voces se alternan!

<<Me recuerdo para mis adentros que es imposible salvar a las personas: las personas solo pueden salvarse a sí mismas. Lo más que puedes hacer es ayudarlas cuando están preparadas.>>

Como te decía, con esa maravillosa portada, igual que la original en inglés, te da la sensación de que te vas a encontrar una comedia al más puro estilo británico, mezcla de Bridget Jones y Lou de Yo antes de ti, para, de repente, ahondar más en el pasado de Leon, en la relación que ha tenido con su madre y el vínculo tan fuerte que tiene con su hermano, a la vez que acompañas a Tiffy en ese repaso a su anterior relación y ese ir ordenando los hechos hasta ponerles nombre. Muy bien desarrollada, cada situación y matiz, tanto psicológica como emocionalmente, impecable. 

Estás a tiempo de incluir esta lectura en tus lista para este verano porque te hará desconectar de todo, vas a reírte y emocionarte, tiene momentos álgidos de todo tipo, detalles muy dulces y un final digno de ambos protagonistas. Imperdible. 

Calista Sweet presenta... La leyenda de la mariposa azul

jueves, 13 de junio de 2019

leyenda-mariposa-azul-calista-sweet


Hola! ¿Cómo va el mes de junio? Con las vacaciones cada vez más cerca hoy Calista nos presenta su nueva novela, La leyenda de la mariposa azul, que salió el martes 11 con el sello Click.

Nos traslada hasta Sevilla de la mano de una locutora de radio y de un escritor superventas. ¿Quieres concocerlos un poco más? Sigue leyendo!


¿Te sientes capaz de derribar la barrera de los prejuicios? ¿Te apetece vivir una experiencia sensitiva, mirarte de dentro afuera?

Sevilla es en esta ocasión el escenario donde se desarrolla una historia de leyenda que sorprenderá por su originalidad y por el especial tratamiento de las emociones.
Las mentiras y los secretos, el miedo al fracaso son los principales obstáculos que separan los mundos de los protagonistas de La leyenda de la mariposa azul. Dos personas opuestas con ideas radicalmente distintas sobre la comunicación y, sin embargo, destinadas a encontrarse. Es lo que ocurre cuando una mariposa azul se cruza en el camino. ¡Una vez que estos insectos baten sus alitas, se puede desatar un tsunami!


Dana León, locutora madrileña, la voz es su herramienta de comunicación y su vida. En los últimos meses Cuéntamelo todo, el programa de radio que dirige, ha bajado sus índices de audiencia, y por eso es enviada a la capital andaluza, tras el rastro de Franco Noble, quien parece haberse convertido en la clave para esa exclusiva que el canal necesita y que esperan los devuelva al primer puesto en el ranking.

Franco Noble, el escritor más buscado y deseado de los últimos tiempos, autor del best seller Hablar con las manos, top de ventas. Nadie lo conoce ni lo ha visto jamás; representa un auténtico misterio y a pesar de eso o precisamente por ello, Franco levanta pasiones. Se rumorea que el escritor se oculta en Sevilla, lejos de los focos, con el firme propósito de no ser descubierto. Y dispuesto a ponérselo difícil a cualquier locutora marisabidilla, por muy atractiva que esta pueda resultar.



Con una única pista Dana se traslada al sur, cargando un equipaje repleto de prejuicios y una enconada animadversión hacia el famoso libro, su autor y la ciudad que le da cobijo. Está decidida a odiar y a enfrentar a Franco Noble y todo lo que representa, aunque no cuenta con que el ambiente que la envuelve y los mensajes que Franco Noble le dirige puedan hacer tambalear sus principios.

Franco ha invertido años en crear un personaje de éxito capaz de conquistar por la palabra a millones de personas en todo el mundo. Aunque ha debido pagar por ello un alto precio: esconder su auténtica personalidad resulta a la vez un seguro y una trampa. Jamás sospecharía que el castillo que ha levantado a su alrededor pudiera derribarse al cruzar la mirada con unos penetrantes ojos castaños. ¿Y qué pasa si su curiosidad es mayor que la prudencia?

Y para terminar, un aperitivo de lo que encontraréis en el libro:


<<Dana no estaba habituada a caminar: las grandes distancias que Madrid ofrecía la habían convertido en esclava del transporte público y de su monovolumen. Apenas puso en marcha sus piernas se sintió libre. Una sensación de independencia hasta entonces desconocida se apoderó de ella. Resultaba extraño no estar en manos de unos horarios, o de la disponibilidad de una plaza de aparcamiento. También era raro pasear sin rumbo fijo, sin necesidad de establecer un destino, como estaba acostumbrada a hacer.

Fue entreteniéndose en las fachadas de los edificios. Llevaba un plano que el recepcionista le había entregado, y también podría haber hecho uso de su teléfono móvil para ubicarse. Pero era precisamente aquella ignorancia de todo lo que la divertía. Mientras avanzaba, reparó asimismo en los rostros de los sevillanos. Había mujeres morenas, de esas que suelen representar lo que de Despeñaperros para arriba vienen a llamar «la belleza andaluza». Pero no todas eran guapas y morenas: las había rubias, pelirrojas, castañas…, algunas atractivas y otras no tanto. De igual modo, vio hombres para todos los gustos. Reflexionó sobre la influencia de los estereotipos y concluyó que dedicaría uno de sus siguientes programas al asunto.

Después de algo más de una hora se percató de que se había adentrado en un precioso parque, conformado por una combinación de jardines organizados en torno a unos cuantos monumentos, pabellones y fuentes. En la parte central descubrió un estanque con patos, cisnes y pavos reales, y allí se detuvo un buen rato. Luego se reincorporó al recinto. Deportistas en grupo o en solitario, a pie o en bicicleta, transitaban por los numerosos senderos de tierra que lo recorrían, y en los caminos asfaltados compartían espacio cuadriciclos y coches de caballos, a bordo de los cuales sonreían los afortunados turistas. Dana se sintió contagiada de aquel entusiasmo e, igual que una niña, alzó la mano para saludarlos. Una pequeña de sonrosadas mejillas le lanzó un beso. Sus ojos chisporroteaban de emoción y Dana se congratuló de haberle brindado un instante de felicidad. Se quedó parada, ensimismada en la contemplación del grupo, que marchaba a bordo del carruaje, cuando sintió que algo chocaba contra su cuerpo.

Cayó al suelo y la conmoción le hizo llevarse la mano a la cabeza; el golpe dolía y se sentía mareada. Al apartar la mano, vio junto a ella a un hombre atractivo, de afiladas facciones, cejas espesas y pequeños ojos claros que la observaban con preocupación. Estaba tan cerca que pudo notar su aliento. Jadeaba a causa de la carrera, y el sudor le mojaba algunos mechones de cabello oscuro que le caían por la frente. Al verse sometido a su escrutinio, improvisó algo parecido a una sonrisa que de forma inconsciente movió a la locutora a forzar una mueca. Luego tomó a Dana por el codo para ayudarla a levantarse y apartarla de la vía, en el preciso momento en que pasaba un grupo de ciclistas. Fue un gesto perpetrado con rapidez, apenas una caricia fugaz, pero Dana sintió que el calor de aquella mano le atravesaba la piel. Su corazón comenzó a latir frenéticamente y el sonido reverberó en sus oídos hasta anular cualquier otra percepción. Fue una sensación extraña y momentánea.

Después, todo ocurrió demasiado deprisa, como en un sueño: le pareció escuchar que le preguntaban, o tal vez lo hubiese imaginado, si se sentía bien. Se había quedado colgada de aquellas pupilas que de forma tan penetrante se introducían en las suyas, y no alcanzaba a reaccionar ni a responder.

—Estoy bien, gracias —musitó, o quizás solo pensó que lo hacía y las palabras se quedaron prendidas en sus labios mientras buceaba en los ojos del corredor.

A continuación, tan rápido como había aparecido, el hombre reanudó su actividad deportiva y Dana lo vio alejarse de allí, golpeando el asfalto con sus relucientes zapatillas de deporte. Era alto y tenía un cuerpo bien proporcionado. Los hombros quizás demasiado anchos, pero perfectamente acoplados al resto de su anatomía. Llevaba una camiseta roja y, durante la siguiente hora, Dana persiguió de modo inconsciente cada prenda de ese color que se atravesaba en su camino. Necesitaba verlo otra vez, encontrarse con él. No sabía si para reñirle por aquella forma tan abrupta de correr, tan desconsiderada que había estado a punto de lesionarla, o para perderse unos cuantos minutos más en el abismo azulado de sus ojos.

No se le ofreció la posibilidad, y continuó recorriendo el parque (que llevaba por nombre el de María Luisa, según había leído en san Google), explorando, esta vez con el teléfono móvil como aliado, para no perder detalle de los rincones que completaban aquel pulmón verde.>>

¿Que os ha parecido? Os dejo aquí la sinopsis:
<<Dana León se siente frustrada y molesta. Un viaje a Sevilla por motivos de trabajo no se parece en nada a las vacaciones que necesitaría. ¿Por qué debería acometer la búsqueda de alguien que no desea ser encontrado? Y, ¿qué tiene eso que ver con su trabajo como locutora?
Franco Noble se ha convertido en el hombre de moda y también es el principal objetivo de la emisora de radio donde Dana trabaja, que anhela por encima de todo una entrevista. El autor de Hablar con las manos es el escritor más deseado por todos, además de un misterio insondable. Nadie lo conoce ni lo ha visto jamás, aunque su libro ha logrado un éxito sin precedentes. Pero, ¿cómo alguien que defiende la comunicación silenciosa puede arrastrar a millones de seguidores? Para Dana, cuya herramienta de trabajo y medio de vida es la voz, resulta inadmisible. Franco Noble es un impostor y un charlatán, y ella no parará hasta poner al descubierto su verdadera identidad.
¿Puede un libro que enarbola la bandera del bienestar convertirse en la pesadilla de una persona?>>