Las mujeres de Winchester, Tracy Chevalier

miércoles, 8 de abril de 2020

mujeres-winchester-tracy-chevalier
Título: Las mujeres de Winchester
Autora: Tracy Chevalier
Género: narrativa histórica
Editorial: Duomo
Sinopsis:
La joven Violet Speedwell parece inexorablemente destinada a una existencia como mujer soltera. La Gran Guerra le ha arrebatado a su prometido, como a otras mujeres que, con los soldados, han visto partir su posibilidad de contraer matrimonio. Solo tiene una salida: ahorrar lo suficiente para dejar la casa familiar y establecerse por su cuenta. Pronto llega a Winchester, una ciudad del sur de Inglaterra donde encuentra trabajo como mecanógrafa y el amparo de un grupo de mujeres: la comunidad de bordadoras de la catedral. Junto a ellas aprende que aunque la vida es efímera, los tejidos que crea con sus propias manos perduran y que, a veces, una sola hebra es suficiente para cambiar la trama de una vida. Tracy Chevalier regresa con la historia apasionante y atemporal de una mujer en busca de libertad en la Inglaterra de los años treinta. 

Hoy quiero hablarte de una novela llena de personajes femenimos fuertes en una época en la que no era fácil ser diferente y la norma era rígida: la mujer debía casarse, formar una familia, cuidar de sus mayores y de sus hijos y ahí terminaba su vida. Pues bien, la protagonista, Violet, aunque un poco tarde, se rebela con acciones que pueden parecer poca cosa pero que la llevan a vivir la vida que desea aunque no fuera la soñada.

Violet es una mujer de mediana edad que se ha pasado la vida cuidando de su madre desde que su prometido y su hermano murieron en la Primera Guerra Mundial. Esto marcó, sin duda, a las mujeres de su generación, que se vieron sin novio o marido y con una escasez importante de hombres con los que emparejarse. Los años han ido pasando, su hermano pequeño se casó, ha tenido hijos, pero ella, que se acerca peligrosamente a los cincuenta, siente que debe al menos intentar tomar las riendas de su vida lejos de su controladora madre.

Así pues, se muda a Winchester, una pequeña ciudad donde la catedral es parte esencial de buena parte de su día a día y encuentra en el grupo de bordadoras voluntarias un oasis de calma y un grupo de mujeres con las que compartir su día a día. Este grupo se dedica a bordar reclinatorios y cojines para la catedral bajo las órdenes de la señorita Pesel, una mujer que ha recorrido mundo, amable e intuitiva que sabe ver en Violet alguien que necesita una finalidad. Le enseña, o más bien refresca, los conocimientos de bordado y comienza así una nueva rutina que complementa su jornada laboral como mecanógrafa, algo anodina, según su punto de vista.

Lss relaciones de Violet con los hombres han sido esporádicas y discretas; desde que perdiera a su prometido siendo tan joven, no ha encontrado a ningún otro hombre con quien quisiera tener nada, sin embargo, una día conocerá a Arthur, un campanero, mayor que ella, pero hacia quien siente que comparten una conexión. Ese breve encuentro le servirá para alimentar unas esperanzas que busca materializar, pero no será fácil, primero porque no viven en la misma ciudad, segundo, por la situación en la que se encuentra Arthur y tercero, por el férreo sentido del honnor que comparte la sociedad y todos sus ciudadanos, para quien un simple rumor puede dar lugar a consecuencias indeseadas.

Esta parte de la novela es crucial, cómo Violet a través de sus acciones, cada vez más libres, va rompiendo esas cadenas impuestas sobre su propia vida, así como con la relación de dos de sus amigas, prohibida a todo los efectos pero inevitable para ellas. Me ha gustado mucho cómo van generando esos lazos de amistad y cómo enfrentan a quienes les dan la espalda, poniendo por encima las necesiadades de unas y otras, en lugar de las habladurías malintencioandas.

La ambientación es deliciosa, unos años apacibles en Inglaterra, preludio de los momentos tan difíciles que les tocaría vivir en un futuro no muy lejano. Ese inicio de la década de los años 30 es para Violet y las mujeres de su generación una especie de limbo, años ya alejados de los hechos que rompieron su vida y los que precederán a más horrores que se llevaría por delante a hijos o sobrinos.

Como te decía, un canto a la libertad, a tomar las propias decisiones, a mantenerse firme anteponiéndose una misma por encima de las necesidades de los demás y un apoyo mutuo e incondicional entre mujeres frente a la ignorancia y los malos deseos de otros solo por el hecho de no seguir unas normas establecidas y pensadas para oprimir. Si te gustan las historias de época, con ambientación bucólica inglesa, con amores imposibles y con transfondo de crítica social, este es tu libro.

Amelia Chardin presenta... Atrévete a soñar junto a mí

lunes, 6 de abril de 2020

atrevete-soñar-junto-a-mi-amelia-chardin




Hola! Las historias especiales llegan en el momento más inesperado y eso os va pasar con la primera novela de Amelia Chardin, Atrévete a soñar junto a mí, o cómo la vida de Paula cambia y decide arriesgar, no sin antes tener que superar sus propias barreras.

Aquí podréis escuchar su propia voz y seguro que os iréis haciendo una idea de cómo es. En solo un semana, el próximo lunes 13 de abril, se publica este libro, primero en digital y cuando todo pase, en papel!

Sin más, os dejo con ella:



«Creo que una parte de nosotros permanece en algunos de los lugares por los que hemos pasado y en ciertas personas a las que vamos conociendo. Algo de mí se quedó aquel día en esa calle, cuando lancé un último vistazo a mi alrededor mientras el taxista colocaba mi equipaje en el maletero de su Škoda blanco. Sí, una parte de mí estará para siempre en aquel suspiro antes de entrar en el coche, en ese trayecto hasta la estación de tren que entonces me pareció interminable. Recuerdo que intenté grabar en mi mente cada imagen, cada detalle de los edificios y de las aceras. Era curioso, pensé, que aquellas personas que se movían en las calles siguiendo su rutina continuarían con sus vidas mientras yo me precipitaba hacia lo desconocido.

Es increíble las vueltas que da la vida y lo rápido que puede cambiar tu situación.



Así es como empieza mi historia…



Ahora miro atrás y a pesar de los años que han pasado, siento como si el recuerdo me transportara de alguna manera a ese día en el que abandoné el lugar donde había crecido. Por aquel entonces no tenía claro qué buscaba. Solo sabía que no quería sufrir, pero comprendí que el dolor también es parte de la vida, del aprendizaje y de la madurez.



Y es que coger un camino u otro sin pensarlo puede hacer que tu mundo de un giro que cambie tu perspectiva por completo… Cómo una noticia para alguien de tu entorno puede desbarajustar tu existencia en un segundo.



Cuando se supone que me tocaba disfrutar de lo bueno de la juventud, todo se estrelló. Y supe lo que es la auténtica desilusión, la pérdida de un ser querido, los sueños rotos, no ver la luz al final del túnel… La negatividad y el dolor me invadieron y decidí mantenerme en una estabilidad monótona: mismo trabajo aburrido, mismas personas en mi círculo, nada de ilusiones, nada de amores y por supuesto, nada de sueños.



Con el tiempo he aprendido que, a pesar de las adversidades y de todos los momentos difíciles, hay que seguir hacia delante. Pase lo que pase, debemos continuar el camino. Esas piedras que nos vamos encontrando, nos harán más fuertes, más experimentados y sabios.



Porque disfrutaremos de momentos maravillosos, y de otros no tan buenos… Algunos dolerán mucho y por nuestra cabeza rondará la pregunta de ¿por qué a mí? Pero eso no importa… Porque por mucho que nos lo cuestionemos, es otra prueba de superación que nos hará más valientes.



Otra de las cosas que he comprendido durante mi corta experiencia, es que las personas vienen y van. Y sí, perder a algunas duele más que a otras, no vamos a engañarnos. A veces, a quienes considerabas parte de tu familia o tus amigos, no lo son tanto. Porque la gente cambia, eso es algo innegable. Por eso, quédate con quienes te apoyen y te quieran independientemente de las circunstancias.



Pero, a pesar de todo lo que digo arriba, también tengo que confesar que en lo más profundo de mi ser, quizás como medio impulsor para continuar hacia delante, siempre he querido creer que la vida me guardaba algo muy bueno, pero jamás pensé que fuera algo así.



Tal vez porque el día después de conocer a Andrew yo me centré en seguir con lo que había planeado en mi cabeza, fue por lo que nos topamos de nuevo el uno con el otro y, con ese encuentro, todo mi universo se quedó patas arriba.



Él, que no tiene miedo de saltar a por aquello que pueda hacerle feliz. Tan diferente a mí… Ha conseguido colarse en mi vida, en mi mente y en mi corazón, logrando que le de la mano y emprenda parte de mi camino a su lado.



Quién me iba a decir que, a pesar de todo, conocería tantos lugares y la vida terminaría recompensándome con alguien tan maravilloso como es él. Mi chico maravilla, que me anima a perseguir mis metas y alcanzar mis ilusiones.



Quién me iba a decir que todo cambiaría de color, que sería más feliz de lo que jamás pensé que pudiera ser y que además, volvería a soñar…»

¿Qué os ha parecido? Paula misteriosa! Cuando leáis su historia, volved aquí, estará todo mucho más claro ;) ¿Y vosotras, os atreveréis a soñar junto a ellos?

Y Zelda se convirtió en vikinga, Andrew David MacDonald

jueves, 2 de abril de 2020

Título: Y Zelda se convirtió en vikinga
Autor: Andrew David MacDonald
Género: narrativa
Editorial: Destino
Sinopsis:
Te presentamos a Zelda, con veintiún años y una visión muy particular de la vida: en su casa no entran desconocidos, los tomates deben ir siempre en el medio del sándwich y no mojar el pan, y sueña con convertirse en un héroe vikingo en la vida real. Zelda nació con trastorno del espectro alcohólico fetal, lo cual hace que vea la vida de un modo más simple, pero también más inocente, humano y carente de los prejuicios y la soberbia que caracterizan a la mayoría de las personas.
Zelda vive con su hermano mayor, Gert, quien se preocupa y cuida de ella pero que a su vez debe hacer frente a sus propios problemas. Cuando Zelda descubre que Gert ha recurrido a métodos cuestionables y peligrosos para ganar suficiente dinero como para mantenerlos a flote, decide iniciar su propia búsqueda. Su misión: dar batalla a los villanos de esta historia, al modo de las guerreras vikingas, y, de paso, ser legendaria. No pasa mucho tiempo hasta que Zelda se encuentra frente a frente con este desafío, poniendo a prueba el alcance de su heroísmo, su amor por su hermano y la profundidad de su fuerza vikinga.

Este libro, como muchos otros, ha salido en una época rara, pero tras leer su sinopsis creí que debía darle una oportundiad y cómo me alegro de haberlo hecho! Para mí, puede que se haya convertido en la revelación de la temporada. Una historia con una voz propia, una protagonista inolvidable, Zelda, que te aseguro que cogerás cariño, inevitable, con una gran valentía y un querer alcanzar las propias metas aunque tenga que tomar decisiones difíciles y sobre todo, con un alto sentido de la protección hacia su tribu.

Zelda ve la vida de una manera diferente a lo que puede considerarse "normal". Nació con transtorno del espectro alcohólico fetal, y eso ha hecho que sus capacidades cognitivas no sigan la norma. Su hermano siempre ha cuidado de ella y ahora, con veintiún años recién cumplidos, quiere explorar y vivir experiencias.

Su pasión son los vikingos, su cultura, idioma, hace que todo en su vida esté relacionado con ellos y adapta esa realidad a los comportamientos que pudieron tener, lo tiene de referencia y a ella le funciona. En primera persona te va contando cómo de estructurado es su día a día, las normas que hay en casa, cómo reparte su tiempo en la biblioteca y el centro cívico, cómo es su relación con su novio Marxy, con sus amigos y, sobre todo, con su hermano Gert.

«—Todos somos héroes de nuestra propia vida. »

El pilar fundamental en la vida de Zelda siempre ha sido su hermano mayor, un chico que siempre la ha cuidado, que a la muerte de su madre fuerona vivir con su tío y que vio en seguida que si no escapaban de ahí, lo pasarían mal. Como te decía, la persepctiva de la historia está contada desde el punto de vista de Zelda, por lo que algunas veces serás tú quien deduzca esos momentos pasados, cómo fue la realidad porque Gert hizo que fuera casi una aventura para Zelda.

Ahora la situación es diferente. Gert se está relacionado con gente no del todo deseable por cuestiones de dinero pero Zelda solo ve una amenaza a su tribu, un impedimiento que puede hacer que Gert no alcance sus sueños de terminar la universidad y le impida estar con su novia. Solo puedo decirte que el final es de infarto, emocionante y para aplaudir a Zelda por su arrojo absoluto.

La vida adulta de esta chica no está exenta de dificultades. A las propias de la edad se le añaden las que tienen que ver con su condición y con cómo la ven los demás, o más bien, la focalización en las limitaciones; sin embargo, el apoyo de las personas de su entorno hace que pueda crecer, que se plantee conseguir un trabajo, que quiera ir un paso más allá con su novio y que pueda alcanzar una autonomía hasta entonces impensable.

Creo que ha quedado bastente claro y lo diré y recomendaré siempre, esta historia es especial porque la protagonista lo es y la forma de contarla también. Una sociedad dura y difícil que pone impedimientos a todo aquel que no es "normal" y que son justo quienes tienen que luchar el doble con más limitaciones para alcanzar lo básico. Un gran abanico de personajes acomapñan a Zelda en su viaje, todas las referencias vikingas son sublimes y el enganche es instantáneo. No te la pierdas!

Esmeralda Romero presenta... Una vuelta más al sol

miércoles, 1 de abril de 2020

vuelta-mas-sol-esmeralda-romero


La presentación de hoy es especial por muchas, muchísimas razones. Asistir al nacimiento de un libro es siempre precioso y yo lo viví con este. Me acuerdo del primer momento que oí hablar de Liv, Sam y Daniel, de lo que les iba a ocurrir y de todo lo que les tocaría superar. Después de ese día vinieron muchos audios, lecturas y correcciones. Cada una tuvimos nuestro papel y estuvimos ahí para ella, para lo que Esmeralda necesitara y dentro de nada, podréis leer esta primera novela porque estoy segura de que vendrán más.

Esme ha creado una historia de verdadera superación, de coraje, de amistad y de un amor que ayuda en los momentos indicados, pero sobre todo, ha creado a una protagonista que bien podría ser un espejo donde mirarse porque con todas sus debilidades y miedos, sigue adelante, vive y crece hasta alcanzar sus metas.

Antes de que la conozcáis el 8 de abril, que por cierto, ya está en preventa y tenéis por aquí el enlace, os dejo con las palabras de Sam, su amiga incondicional que nos da una visión particular de ese camino lleno de obstáculos pero también de los buenos momentos.



«Cuando teníamos ocho años, la profesora de Literatura nos hizo escribir una redacción sobre nuestra persona favorita. Algunos compañeros hablaron de la cantante que les gustaba, de su superhéroe favorito, pero yo tuve claro desde el principio sobre quién escribiría.



Mi persona favorita, por Samantha Coleman. 8 años

Mi persona favorita es Liv. Es mi amiga desde que nos mudamos aquí.

Siempre es muy buena conmigo. Le encanta el chocolate y las muñecas.

También cantamos y vemos películas cuando mi madre me deja dormir en su casa.

Le encanta ver la película de Peter Pan y jugar a que es Campanilla.

Hacemos todo juntas y me gusta mucho estar con ella.

Es la mejor amiga del mundo.

Samantha



Han pasado quince años desde entonces, pero tengo claro que si me pidieran hacer la redacción de nuevo, escribiría sobre la misma persona. Aunque ahora tendría muchas más cosas que decir.



Mi superheroína, por Sam. 23 años

Desde el momento en que la vi, jugando con una muñeca en la puerta de su casa, quise ser amiga suya. Estoy segura de que a mis siete años pude sentir ese aura especial que nos hace a todos querer permanecer a su lado, ya que como bien dice Daniel, ella ilumina a los que le rodean.

Tuvimos una adolescencia normal, marcada por sus entrenamientos en el equipo y mis clases de música a escondidas de mis padres. Esa época de nuestras vidas pasó y pusimos rumbo a la universidad, a Columbia, Nueva York.

Cuando oía a los adultos decir que la época universitaria fue la mejor de sus vidas, siempre pensé que exageraban, pero cuánta razón tenían. Independientemente de los estudios que dejaban mucho que desear, lo mejor eran las tardes que podíamos estar juntas en la residencia de estudiantes y, sobre todo, las fiestas.

En esos años pensé que conocía a Liv, que ya no me quedaba nada por descubrir, pero entonces llegó ese maldito lunes que trastocó todo. Lo que empezó como un día tranquilo terminaría como la peor de las pesadillas.

Pensé que iba a morirme de dolor al verla en aquella cama de hospital sin saber si se despertaría o no. Quise tumbarme a su lado y que me llevara a donde su mente estuviera en ese preciso momento, así no se sentiría sola y sabría que yo estaba aquí, esperándola. Que la necesitaba para seguir adelante, porque sin ella, yo simplemente no era.

Cuando despertó supe que todo saldría bien. No me preguntes cómo, pero supe que ella podría con todo. Que sería difícil, sí, y lo fue, mucho más de lo que ninguna de las dos imaginamos, pero ella es la persona más fuerte que he conocido nunca.

Me prometí a mí misma que haría lo que fuera por ayudarla a ser feliz de nuevo y demostrarle que ella seguía siendo la misma Liv de siempre, independientemente de lo que le había pasado. Para esta labor tuve mucha ayuda.

A día de hoy, cuando ya ha pasado más de un año desde que nuestras vidas dieron un giro de 180 grados, la miro y no puedo estar más orgullosa de ella. De todo lo que ha conseguido, a pesar de las dificultades y las piedras del camino.

Sé que va a conseguir cumplir todos sus sueños, y yo estaré a su lado para acompañarla.

Sam»

Bueno, qué me decís, se avecina una historia intensa que te mantendrá con el corazón en vilo, el próximo 8 de abril a la venta! Y para terminar, aquí dejo el booktráiler: Una vuelta más al sol

Querida señora Bird, A. J. Pearce

lunes, 30 de marzo de 2020

querida-señora-bird-a-j-pearce
Título: Querida señora Bird
Autora: A. J. Pearce
Género: narrativa histórica
Editorial: Roca
Sinopsis:
Londres, 1940. Emmeline Lake hace todo lo posible para implicarse en esta época de guerra en la que vive, ofreciéndose como operadora telefónica de los Servicios Auxiliares de Bomberos. Cuando Emmy ve una oferta de trabajo para el diario London Evening Chronicle, sus sueños de convertirse en corresponsal de guerra parecen ser de repente alcanzables. Pero el trabajo, finalmente, resulta para ser mecanógrafa para la reputada columnista de consejos feroces Henrietta Bird. Emmy está decepcionada, pero se da por vencida y acaba aceptando la situación. La señora Bird es muy transparente y a su llegada ya le da una indicación muy clara: las cartas que contengan cualquier situación desagradable deben ir directamente a la basura. Pero cuando Emmy se encuentra que muchas de estas cartas son realmente conmovedoras y que provienen de mujeres que pueden haber ido demasiado lejos con los hombres equivocados, o que no pueden soportar ver cómo sus hijos son evacuados o enviados a la guerra, no puede resistirse a responder a cada una de ellas. Mientras los planes alemanes hacen sus redadas nocturnas y Londres recoge las piezas humeantes de sus edificios todas las mañanas, Emmy comienza a escribir en secreto a aquellos lectores que le han hecho llegar sus problemas.

Hacía mucho tiempo que quería leer esta historia y la preciosa edición de bolsillo que la editorial ha sacado recientemente, con tapa dura, me terminó de animar. Este tipo de historias, ambientadas en las guerras mundiales, me pierden y aquí, además, se une una joven protagonista que parece no hacer grandes heroicidades pero que, sin embargo, pone todo su empeño para ayudar a quienes tiene cerca y a quienes cree que pueden sentirse aliviados con su intervención. 

Emmy es una chica inglesa que trabaja como mecanógrafa en un despacho que no le aporta nada. Es también voluntaria en la centralita de bomberos y vive con su amiga de la infancia, Bunty, en la casa de la abuela de esta. Están viviendo solas en la gran ciudad pero en un momento muy difícil y siente que podría hacer más por el esfuerzo bélico, por ejemplo, siendo corresponsal de guerra y llevando a la gente las verdaderas historias de heroismo del frente.  

El anuncio en el periódico de que buscan personas comprometidas, que sepan mecanografía, y otras cualidades que Emmy sabe que posee por descontado, comienza a dar forma por fin a su gran anhelo e irá a la entrevista con toda la fuerza del mundo. Una vez allí está tan emocionada que no es consciente de las condiciones del puesto, por lo que se verá siendo una especie de asistente de la señora Bird, una dama con un alto sentido de la decencia que contesta a las cartas que las lectoras le envían con sus preguntas, no sin antes pasar un férreo filtro.

Sin embargo, pronto se encuenrta destruyendo muchas de esas cartas porque no son aceptables para los estándares de la señora Bird y realmente Emmy piensa que es un despercidio, que muchas mujeres tienen inquietudes y problemas y que confían en la señora Bird para resolverlos pero esta los deshecha. Su valentía y sus ganas de ayudar la llevarán a cometer una pequeña irregularidad, contestará a una de esas elctoras con su propio consejo, eso sí, firmando como la señora Bird. Lo que jamás se imaginó es que ese pequeño gesto pudiera crecer tanto y ponerla en serios aprietos.

La novela arranca con un tono jovial, unas ganas de vivir y de ayuda tanto de Emmy como de Bunty que contrasta con la atmósfera opresiva que están viviendo, sobre todo por las noches, cuando los aviones alemanes recudrecen sus ataques en pleno Blitz. Emmy, en primera persona, va contando ese día a día, para ella emocionante dentro de la monotonía y ves también las emociones en cada una de sus relaciones: la amistad incondicional con Bunty, la ruptura con su prometido y la ilusión cuando conoce a alguien que podría ser especial pero que en épocas de guerra todo está teñido de incertidumbre, a la vez que se acrecientan los sentimientos de urgencia y se magnifican los buenos momentos.

Me ha parecido una delicia acompañar a Emmy en los meses más decisivos de su vida, ver cómo se enredan las cosas en la revista y el cambio de registro ante el gran hecho dramático de la historia y cómo eso les cambia irremediablemente. No es propiamente una novela epistolar pero sí tienen mucha importancia las cartas como vehículo de desahogo, un medio para volcar las dudas, las inquietudes, los sentimientos de amor y los de esperanza. Ha sido todo lo que esperaba y más.